20 marzo 2011



Aunque alguien me advirtió nunca dije que no.
Ahora tengo que esconder las heridas.
Ese pulso que jugué porque quise lo perdí,
nunca me podré alejar de ti.